Alcalde de Santiago habría cometido hasta 3 delitos por viajar a Israel sin autorización

Tras la intervención del Ministerio Público al local de la Municipalidad Distrital de Santiago, a cargo del fiscal Franklin Chirinos de la Primera Fiscalía Penal de Santiago, se supo que la autoridad municipal habría incurrido hasta en tres tipos penales por haber viajado al país de Israel sin previa autorización del Concejo Municipal, tal como exige la Ley Orgánica de Municipalidades.

Según la denuncia interpuesta por los dirigentes del Frente de Defensa, que motivó la intervención de la fiscalía, los delitos que habría cometido Franklin Sotomayor son: Falsificación de documentos, contra la fe pública y abuso de autoridad.

Por estos tres delitos fue precisamente denunciado el alcalde de Santiago, al igual que los dos regidores que también viajaron con él, el gerente municipal, secretario general, procurador, tesorero y otros funcionarios que de igual forma fueron denunciados por haber facilitado el viaje del alcalde sin autorización municipal y haber realizado desembolsos económicos.

El fiscal Chirinos incautó documentación original de la Municipalidad de Santiago, entre ellas el cuestionado Acuerdo Municipal 040 que habría sido adulterado y presuntamente falsificado con el propósito de ser publicado en el Diario El Peruano y de esta forma facilitar el viaje a Israel del alcalde a invitación de una ONG para participación de evento de ciudades inteligentes.

Previamente otro fiscal Anticorrupción había incautado el libro de actas de las sesiones de concejo de la Municipalidad de Santiago, para verificar si efectivamente existe autorización municipal.

Entre tanto, el alcalde se ratificó en que fue autorizado en sesión del pasado 13 de octubre, mientras que 5 regidores aseguran que nunca autorizaron su salida al extranjero, en este caso para Israel.

franklin 1 intervencion fiscalisrael

Fuente: cuscoenportada

Donald Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel

Donald Trump ha anunciado que Estados Unidos reconoce a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel, un hecho que ha sido catalogado como “histórico” y ha causado diversas reacciones en el mundo.

Trump ordenó el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, en una histórica decisión que Estados Unidos venía postergando desde el año 1995, año en que el el Congreso estadounidense dio luz verde al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

Trump se ampara en esta ley que aprobó el Congreso de EE.UU. hace más de veinte años. En 1980, el Parlamento israelí aprobó una ley en la que instalaba la capital del país en Jerusalén de manera “unificada“. Esa unidad se había logrado sobre el papel en el año 1967, cuando las fuerzas de Israel anexionaron la zona este de la ciudad en la llamada Guerra de los Seis Días.

De nada sirvieron las exhortaciones apremiantes de gobiernos árabes y europeos o la amenaza de protestas y violencia contra Estados Unidos: Trump dijo que ponía fin a un enfoque que desde hace décadas no ha podido hacer progresar el proceso de paz. Por primera vez, respaldó personalmente el concepto de la “solución de dos Estados” para Israel y los palestinos, siempre que ambas partes lo acepten.

“He decidido que ha llegado el tiempo de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel”, ha declarado el presidente estadounidense.

Al término de la comparecencia, lo que Trump firmó no fue sino la continuidad de la sede de Tel Aviv como embajada de Estados Unidos en Israel, al igual que habían hecho los demás presidentes.

El motivo, que proclamó previamente él mismo, es que Washington se dispone a construir una nueva y flamante sede para su legación diplomática en Jerusalén, cuyos trámites ya ha puesto en marcha el Departamento de Estado. La Casa Blanca calcula que el traslado efectivo de embajada no podrá hacerse efectivo antes de tres o cuatro años.